Tarahumaras, los corredores más resistentes del planeta

Tarahumara raramuri

Correr es un placer, eso está claro. Para quienes lo practican, el running es liberación, autoconocimiento, curación, y preparación física. Es una actividad saludable y bastante agradecida pues, con un poco de constancia, cualquiera puede conseguir una mejoría en sus resultados.

También es cierto que, podemos imaginar cómo, algunas regiones del mundo, a menudo desconocidas, apartadas, o sumidas en la pobreza, conforman un contexto en el que, al adaptarse, el ser humano adquiere habilidades especiales.

Los jamaicanos son siempre los más rápidos del planeta, hay tribus de buceadores aguantan más tiempo bajo del agua queningún ser humano, otra tribu de África, cuyos bailes regionales son a base de saltos en vertical, saltan más que cualquier otra persona.

Pues algo así ocurre con los habitantes de una tribu en las montañas de la Sierra Madre del norte de México. Estas esconden mucho más que uno de los cuatro cañones más grandes del mundo, llamado las Barrancas del Cobre. Además, este es el hogar de los Tarahumaras, los corredores más resistentes del planeta. Esta tribu de indígenas Tarahumara o Raramuri, una palabra que significa «pies ligeros», vive en las montañas o en valles remotos y se mantienen alejados del mundo desarrollado.

Los indígenas Tarahumaras tienen una historia que se remonta a hace más de 500 años, cuando se retiraron a las montañas mientras escapaban de los conquistadores españoles en el siglo XVI. Desde entonces, han sabido vivir de forma autosuficiente cultivando su propia comida, construyendo sus propias casas e incluso elaborando su propio alcohol: el tesguino, una bebida baja en alcohol y alta en calorías hecha de maíz que algunos creen que tiene mucho que ver con sus habilidades para correr. 

El terreno escarpado y casi inaccesible en el que viven, ha demostrado ser suficiente como para mantener alejados a los intrusos durante siglos, pero al mismo tiempo ha desafiado sus medios de comunicación naturales con otros pueblos, obligándoles correr largas distancias a través de paisajes a veces peligrosos para conseguir cualquier cosa o comunicarse con el exterior. Con el tiempo, correr se ha acabado convirtiendo en la esencia de esta cultura, de modo que ahora todos los tarahumaras, o también conocidos como rarámuri, crecen con una cosa en mente: ser los mejores corredores que puedan ser.

Los Tarahumaras demuestran sus habilidades una vez al año

Las capacidades atléticas de los Tarahumanas han sido bien documentadas durante muchos años, sin embargo, su cultura tímida e introspectiva no ha permitido muchas oportunidades para medirse junto a los corredores de otras partes del mundo.

Debido a esto, sólo hay una carrera que proporciona a los runners de todo el mundo la oportunidad de poner a prueba sus habilidades contra las habilidades sobrehumanas de los que muchos llaman los mejores corredores del mundo.

El Ultramaratón de los Cañones es un evento de carreras que se lleva a cabo en el mes de julio en el pequeño pueblo de Guachochi, el pueblo más cercano a la tierra natal de los Tarahumanas. Se hace desde hace el año 1996, e incluye varias carreras de diferentes distancias (10, 21, 63 y 100km) permitiendo a personas de todas las edades la oportunidad de correr contra corredores de la tribu Tarahumara.

Problemas en la región

Los Tarahumara son probablemente los mejores corredores del mundo, pero durante la última década se han encontrado en medio de problemas de distinta índole. En los últimos años, varias sequías extremas han azotado la región y la hambruna ha empezado a ser un problema.

Además de esto, la aislada región también se ha convertido en blanco de los traficantes de drogas, que no sólo usan la tierra Tarahumara para cultivar Marihuana y otras drogas, sino que sobornan a los Tarahumara para que transporten bolsas de 30-50 kg de drogas a través de largas distancias por cantidades de dinero equivalentes a un año de salario en sus términos, pero que realmente son cantidades insignificantes para la mayoría de la gente. Por último, el alcohol se ha convertido en un problema entre gran parte de la población adulta.

Pero hablando de cosas positivas, también son conocidos por su extraordinaria salud. Estudios de National Geographic encontraron que no sufren prácticamente de diabetes, enfermedades del corazón o cánceres. También afirmaron que eran muy felices; su mundo no incluye asesinatos, suicidios, robos o crueldad, según la investigación de 2008.

Para ellos, correr es una fuente de diversión (tienen un juego tradicional conocido como rarajipari) pero también muy necesario para su sustento; los asentamientos están separados por grandes distancias, lo que significa que no es raro que los Tarahumaras cubran más de 100 millas en sólo unos pocos días, todo ello mientras usan las tradicionales sandalias de huaraches.

Recientemente han sido foco de atención mundial como resultado del libro enormemente influyente Born to Run, que, para algunos, inició la moda de correr descalzo en los Estados Unidos. Escrito por Christopher McDougall, el libro también alababa la importancia de su dieta tradicionalmente basada en vegetales, y la llamada forma natural de correr. El grupo también ha sido objeto de documentales muy apreciados por toda la comunidad del running.

Lo cierto es que estos tímidos, pobres y solitarios indígenas que viven en el norte del estado mexicano de Chihuahua, específicamente en las remotas Barrancas del Cobre, han llegado a cambiar la forma en que muchos corredores miran ahora su propia biomecánica cuando practican su deporte favorito.

🏃‍♂️¡NOVEDADES RUNNING!🏃‍♀️

Entérate de los mejores eventos de cada fin de semana, últimas noticias relacionadas con nuestro deporte, los artículos de mayor calidad... 

¡Te has suscrito a la newsletter de Compratudorsal!