¿Es bueno practicar running en la cinta de correr?

Correr es un excelente ejercicio para todas las personas dado que se derivan múltiples beneficios a través de este deporte. De esta manera, el running se ha convertido en uno de los deportes más populares actualmente por el público en general. Una de las facilidades que nos brinda este deporte, es el de poder practicarlo tanto en espacios abiertos como cerrados. Recorrer varios kilómetros, ya no es sinónimo de ponerte unas zapatillas y recorrer un sendero interminable. Actualmente existen otras opciones, como puede ser la cinta de correr. 

Muchas son las personas que se preguntan cuales son los beneficios y desventajas que tiene practicar running en la cinta de correr, ya que existe una creencia popular que la desaconseja por completo, al defender que correr en cinta puede desgastar las articulaciones, como las rodillas, tobillos,… En este artículo vamos a desarrollar este tema y responderemos a las preguntas más comunes que los runners se suelen hacer.

Es bueno practicar running en la cinta de correr

A la hora de comenzar a correr muchas son las personas que eligen hacerlo al aire libre. La variedad de opciones que nos ofrece la ciudad para hacerlo es interminable. Un parque, un pinar, un camino,… son sólo alguno de los lugares por la que puede optar cualquier corredor para practicar su deporte favorito. Sin embargo, son muchos los que optan por las famosas cintas de correr. La facilidad que nos ofrecen al correr son innumerables y nos van a resguardar de cualquier inclemencia meteorológica que pueda producirse en el exterior.

A la hora de trotar, no hay nadie mejor que tú para evaluar la forma en que quieres correr. En muchas ocasiones, también va a depender del objetivo del entrenamiento. Un rodaje tranquilo, lo podrás ejecutar tanto en la cinta de correr como en un parque. Sin embargo, un día de series, quizás te compense más hacerlo a lo largo de un sendero que en la cinta de correr. O no… Cada persona es un mundo y en muchas ocasiones va a depender de los gustos personales de cada uno.

De esta manera, sería bueno conocer un poco más sobre el tema, por lo que vamos a comenzar explicando algunas características de estas dos opciones.

Cinta de correr

La cinta de correr se trata de una maquina cuya función es la de poner un mecanismo giratorio en marcha, impulsado por un circuito eléctrico, y una serie de botones, los cuales te permitirán regular la velocidad de la cinta. Una cinta sostenida por dos rodillos grandes que provocan un efecto de círculo para lograr que esta se mueva como cinta de supermercado y tú, puedas correr sobre ella.

Como ya se conoce, estas máquinas hechas para simular un piso en movimiento, proporcionan la ventaja de comodidad al deportista, ya que, es posible correr sin necesidad de salir de tu casa o simplemente sin salir de un gimnasio.

Uno de los beneficios más importantes a la hora de usar una cinta de correr es que puedes jugar con su configuración, es decir, podrás subir la velocidad de la cinta, obligándote a tener que aumentar tu velocidad. También puedes programar la duración y la distancia, para saber cuánto tiempo llevas corriendo y cuanta distancia has recorrido hasta ese momento.

Correr al aire libre

Esta opción es la preferida por muchos corredores, ya que nos permite estar en constante contacto con la naturaleza y disfrutar de los paisajes y su entorno a diferencia de la cinta de correr.

Una de las cosas a tener en cuenta de correr a través de un sendero o un parque, es el horario. Las horas más usadas en esta opción, son o por la mañana o ya finalizando la tarde. Esto se debe a que en estos horarios, la mayoría de las personas tienen su tiempo libre, además de ser el espacio del día con mejor clima para practicar el running.

Otra ventaja muy importante, es que cuando corres al aire libre tienes cierto nivel de dificultad adicional, ya que puedes ir encontrando ciertos desniveles en el camino que decidas recorrer. De esta manera, tu cuerpo estará más acostumbrado a recorrer por diferentes caminos y eso supone una diferencia notable con respecto a correr siempre en plano, ya que desarrollarás más fuerza y serás más ágil a la hora de superar estas dificultades.

Correr en cinta o al aire libre

Aprovecha la cinta de correr en el gimnasio

Cuando vamos al gimnasio, es normal que tengamos una rutina larga de aproximadamente 1 hora o más, la cual está conformada por una serie de ejercicios a realizar ese día. Pero como ya sabemos, siempre antes de realizar cualquier ejercicio físico lo mejor es preparar los músculos y las articulaciones a través de un calentamiento adecuado.

Una de las opciones ideales para realizar ese calentamiento, es la cinta de correr, ya que por ser un ejercicio cardiovascular, permitirá que la sangre que viaja constantemente a través del torrente sanguíneo, circule más rápido, llevando así sangre a los músculos de todo tu cuerpo. De esta manera estarás preparando a tu cuerpo para el entrenamiento, además de ayudar a la lubricación de las articulaciones, previniendo así una posible lesión.

Otra ventaja a la hora de usar estas cintas de correr, es que no tendrás que luchar con las inclemencias climáticas, ya que sea en tu casa o en un gimnasio, la cinta de running se puede usar bajo techo.

¿Cuándo es conveniente usar la cinta de correr?

La cinta de correr es buena en casos de personas que estén saliendo de una lesión, ya que podemos empezar a hacer la rehabilitación, desde nuestra propia casa. De esta manera, no vas a tener que salir de casa para empezar a hacer deporte, dado que cuando se sale de una lesión, los primeros pasos siempre se dan con algo de temor.

De igual manera, sirve para personas que estén empezando en el mundo del running y su resistencia cardiovascular no sea muy alta. La cinta les permite ir poco a poco construyendo una base aeróbica mucho más fuerte, que irá incrementando con el paso del tiempo.

También es una excelente opción para realizar tu calentamiento el día que toque una rutina de miembros inferiores, provocando así una circulación sanguínea mayor, con el objetivo de oxigenar los músculos inferiores.

¿Tiene desventajas la cinta de correr?

Pues, querido lector, como todo en esta vida, las cintas de correr claro que tienen sus desventajas. Las comentamos a continuación:

Cinta de correr en el gimnasio

¡Máquinas... en fin!

Como toda máquina, las cintas para correr no son perfectas, ya que si decides tener una en tu casa, deberás tener cuidados especiales, como colocarle aceite, revisar el circuito, la limpieza mensual,… por lo que es un gran trabajo que debemos asumir.

Espacio

¿Has pensado donde la vas a colocar? El espacio que ocupa suele ser un problema, ya que, son máquinas grandes y necesitan un amplio espacio para ser colocadas. En ocasiones se vuelven un estorbo… sobre todo cuando pasa un tiempo de su compra.

No siempre suman

Las cintas de correr restan la posibilidad de adquirir habilidades mientras corres. Te limitan a correr sin avanzar, obteniendo siempre las mismas vistas por mucho que corras. A su vez, cuando vas a altas velocidades pueden ser (en cierto modo) peligrosas, debido a que si no tienes una buena coordinación, tropezaras y caerás bruscamente.

Conclusión sobre practicar running en cintas de correr

Podemos obtener ciertas conclusiones sobre correr en la cinta. Podemos decir sin temor que no es para nada negativo, al contrario. Hace una buena simulación del correr en la calle sin necesidad de salir y proporciona más comodidad y oportunidades de avanzar en tu rendimiento, sobre todo si estás empezando o si estás saliendo de una lesión.

Uno de los puntos más fuertes que tienen estas máquinas, es que lo podemos compatibilizar con cualquier entrenamiento. Tanto si eres de los que tienen un pequeño gimnasio en casa, como si no lo tienes, puedes utilizar la cinta para hacer el calentamiento previo a tu rutina de ejercicios, ya sean pesas, crossfit o running,…