¿Cuándo empezar a correr después del parto?

¿Cuándo empezar a correr después del parto?

Después del parto, nace la necesidad de retomar ciertos hábitos, especialmente aquellos que involucran la rutina de ejercicios. Y es que toda mujer procura deshacerse de esos kilos de más sumados durante el embarazo, recuperar la tonicidad y su figura.

Sin embargo, este proceso no debe tomarse a la ligera, ni pretender que ocurrirá de manera inmediata, aunque haya sido un parto natural. Es necesario darle al cuerpo el tiempo prudencial para sanar naturalmente y adecuarse a su funcionamiento, como era antes de encontrase en estado.

Por eso, te brindamos algunos consejos prácticos para ayudarte a asumir nuevamente esas ganas de correr, sin afectar tu salud, después de que hayas dado a luz.

Correr es una de las mejores alternativas para reiniciar el ejercicio después del parto. Con esta actividad se activan más de 200 músculos, se consume mucha energía y se queman calorías, siendo favorable para reactivar el movimiento general del cuerpo luego de un prolongado estado de reposo.

Además, es favorable para la actividad cardiovascular y no existe ningún riesgo directo contra los órganos que se encuentran en proceso de sanación.

¿Cuándo comenzar a correr después del parto?

Cada caso es distinto y lo primero es estar segura de la situación médica en la que te encuentras. Influye la edad, la magnitud de las molestias sentidas en el momento de dar a luz, del control de las hormonas, de la fisionomía y de las posibles complicaciones que hayan surgido. Consultar previamente al médico es indispensable.

Otro factor que influye en el tiempo esperado, es si antes y durante el embarazo se cumplió con cierto plan de ejercicios. De ser así, la recuperación generalmente es más rápida y el reanudar el ejercicio se hace más sencillo.

Aún en las condiciones más óptimas, no se debe comenzar de manera inmediata. En este caso, el mejor tiempo para comenzar la fase preparatoria es aquel superior al mes. Con exactitud, lo comúnmente indicado por los médicos para cualquier actividad, es esperar que transcurra la llamada cuarentena, esto es, cuarenta días después del trabajo de parto.

Por su parte, la preparación del cuerpo y mente debe durar a su vez cuatro semanas preferiblemente. Luego de ello, puedes dar inicio al trote, el cual debe ser moderado. Lo importante al inicio es acostumbrar al organismo a retomar el ejercicio.

¿Cuándo comenzar a correr después del parto?

Fase de preparación

Antes de entrar de lleno con el entrenamiento se debe preparar al cuerpo, en especial los músculos de las zonas abdominal, lumbar y el suelo pélvico.

La sugerencia es dedicar esas cuatro semanas a caminar a un paso acelerado. Una vez transcurrido ese período o que se pueda sentir mayor tonificación en el suelo pélvico, se puede dar inicio al trote ponderado.

¿Cuándo empezar a correr después de una cesárea?

Con una cesárea, se debe ser más cautelosa, toda vez que se trata de una operación. Si bien el correr brinda muchas ventajas frente a la cesárea, como mejorar la circulación y evitar la formación de coágulos de sangre, los órganos necesitan más tiempo para reponerse y las suturas deben cerrarse perfectamente.

Por tal razón se alarga el tiempo para dar inicio a la fase previa, siendo aproximadamente de seis a ocho semanas el tiempo prudencial. Posteriormente, la preparación debe durar un poco más de cuatro semanas.

Recomendaciones para empezar a correr después de dar a luz

Te ofrecemos estos sencillos consejos para que tengas una rutina que no afecte tu salud y ayude a tu organismo a recuperar su condición física.

Planificar

La forma de vida cambia por completo con la llegada del bebé, por ello lo primero que debe hacerse es planificar el momento para salir a correr.

Si se hace al aire libre, lo ideal es ir lo más relajada posible, lo cual no ocurrirá si el bebé no está en las mejores condiciones para dejarlo, o si al poco tiempo requiere de tus cuidados. Es por eso que se debe ajustar la hora de correr conforme a la rutina del bebé. Generalmente se hace al final de la tarde, durante su siesta.

Otra modalidad para las madres, es combinar el paseo del bebé con el ejercicio. Llevarlo en coche es una gran opción. De ser así, el momento oportuno es a primera hora de la mañana.

Usa ropa adecuada para correr

El cuerpo debe sentirse lo más cómodo posible. Hay que recordar que probablemente la talla de ropa y zapatos aún no es la misma. El sostén debe ser el acorde para ese nuevo estado, más aún si se está amamantando, por lo que además se requieren protectores de pecho.

El vientre puede encontrarse más flácido, así que una práctica faja postparto puede ayudar a mejorar la postura y rigidez.

Intensidad y tiempo al correr después del parto

No es necesario comenzar la carrera con la intensión de acabar con los kilos demás a los pocos días, obligándonos a correr con potencia y por largo tiempo. De treinta a cuarenta y cinco minutos se logra el trabajo esperado.

Igualmente se puede combinar la actividad con minutos de caminata y minutos de trote. Al inicio se dan turnos más largos a las caminatas que al trote y con el tiempo se irá invirtiendo la práctica.

Asimismo, no es indispensable que se ejecute todos los días, tres días a la semana es suficiente para comenzar. Se pueden alternar los otros días con yoga.

Recomendaciones para empezar a correr después de dar a luz​

Hidratación y alimentación

De cumplirse estrictamente con la hidratación y sana alimentación. El organismo se encuentra en cambios, en proceso de fortalecimiento, de allí que requiere de una debida alimentación y mucho líquido, más aún si se está amamantando.

Siempre debe tenerse en cuenta que ahora el bebé depende de nuestra atención. Hay que procurar el equilibrio entre mantener nuestra salud, el bajar los kilos de más y brindarle los cuidados necesarios a este nuevo integrante.

Suspender a tiempo

Si se tiene la sensación de pesadez o se presenta alguna molestia repentina o sangrado, se debe suspender inmediatamente y acudir al médico inmediatamente.

Cuidado con las cintas de correr en casa

Si bien las cintas de correr nos permiten hacer el ejercicio en casa, o en un lugar posiblemente cercano, éstas pueden dificultarnos la alternabilidad de las caminatas con correr, y que sea a un ritmo pausado. Procura ajustar la intensidad y tomar las precauciones al momento de parar, más aún si se presenta algún malestar o surge un llamado sorpresivo del bebé.