Somnolencia: causas, síntomas y remedios

Somnolencia: causas, síntomas y remedios

La somnolencia o la tendencia a quedarse dormido es un estado muy frecuente que la mayoría de la gente sufre cuando acumula un cansancio puntual excesivo o, simplemente, ha descansado por la noche menos horas de las que necesita. 

Sin embargo, cuando esta situación se repite, y en vez de tratarse de un estado puntual se convierte en algo continuo, puede ser un síntoma de un trastorno del sueño e incluso de alguna enfermedad. Por eso es importante que si sufres somnolencia de manera recurrente acudas a tu médico.

La somnolencia diurna excesiva afecta a cerca del 5% de la población española, según un estudio de la Sociedad Española del Sueño, pero a pesar de esta incidencia todavía no se han determinado con exactitud las causas de la misma. Entre las causas más comunes que sí han sido detectadas están:

  • El síndrome de sueño insuficiente, o la necesidad de dormir más horas de las necesarias.
  • La apnea obstructiva del sueño, un trastorno que provoca interrupciones de la respiración frecuentes y reduce la llegada de oxígeno al cerebro.
  • Las alteraciones del sueño y la vigilia, el desfase horario (jet lag) y otras alteraciones causadas por la actividad cotidiana, como el trabajo por turnos. 
  • Trastornos mentales como la depresión o la ansiedad. 
  • Las dolencias que causan dolor o malestar.
  • En menor medida, determinados medicamentos con pautas prolongadas pueden causar somnolencia diurna excesiva e insomnio.

Métodos para detectar la somnolencia

A pesar de que las causas de la somnolencia no están claras, existen varias formas de detectarla y de medirla, según indica un estudio recogido por la Scientific Electronic Library Online, que van desde el análisis del comportamiento, hasta la auto-evaluación de la somnolencia mediante escalas y las mediciones directas.

  • Análisis del comportamiento. Es el más simple y consiste, por un lado, en observar las diferentes señales físicas que indican somnolencia, y por otro, en medir los tiempos de respuesta física, la realización de tests de vigilancia psicomotora, el uso de simuladores, etc. 
  • Autoevaluación mediante tests. El test de somnolencia de Epworth es una de las pruebas más sencillas, comunes y efectivas para evaluar este problema en personas adultas. 
  • Test neurofisiológicos. Se encargan de cuantificar el grado de somnolencia de manera objetiva.

Remedios naturales

Existen varios remedios naturales que ayudan a combatir la somnolencia mediante la regulación de los hábitos de sueño. Estos remedios están indicados únicamente para aquellos casos en los que la somnolencia es fruto de una situación puntual, y no para las personas que la padecen como consecuencia de una enfermedad neuronal u otro tipo de trastorno, o estén recibiendo tratamiento médico. 

  1. Té verde. Se trata de una bebida rica en cafeína que actúa como un estimulante más suave que el café o el té negro. 
  2. Batido de yogur y plátano. El plátano contiene potasio, fructosa, glucosa, fibra y vitamina B6, y eso lo convierte en un alimento energético que, combinado con el yogur, es ideal para contrarrestar la somnolencia diurna. Ambos alimentos tienen triptófano, un aminoácido que ayuda a mejorar la calidad del sueño.
  3. Chocolate negro. El chocolate con una alta concentración de cacao, por encima del 70%, es un estimulante natural cargado de antioxidantes que, además, te ayudará a endulzar tu vida. 

Higiene del sueño

Junto a estos remedios caseros, todos los expertos en descanso coinciden a la hora de indicar que la mejor forma de combatir este tipo de trastornos puntuales es a través de una correcta higiene del sueño. Este concepto engloba las actitudes que debemos mantener para garantizar un descanso adecuado y mejorar nuestro bienestar personal. Entre estas recomendaciones están:

  • Establecer un horario regular de sueño.
  • Evitar las siestas diurnas de más de 45 minutos.
  • No tomar alcohol al menos cuatro horas antes de acostarse y no fumar.
  • Evitar el consumo de estimulantes y comidas pesadas o picantes al menos cuatro horas antes de dormir.
  • No practicar deporte antes de acostarse.
  • Ventilar el dormitorio ventilado y con una temperatura agradable.
  • Reservar el dormitorio para dormir.

Y recuerda que, según recoge la Sociedad Española del Sueño, el 7% de los problemas de sueño son consecuencia del uso de colchones incómodos, razón por la que considera fundamental elegir un colchón, una almohada y ropa de cama que favorezcan el sueño y mejoren su calidad. La marca de colchones Hypnia cuenta con una amplia gama de colchones y bases de cama en las que encontrarás la opción que mejor se adapte a tus gustos y necesidades. 

Además de este artículo, también te puede interesar,...

¿Por qué el running engancha tanto?
¿Cómo afecta el running a los huesos?
Entrenamiento cruzado para corredores: Beneficios y ventajas

🏃‍♂️¡NOVEDADES RUNNING!🏃‍♀️

Entérate de los mejores eventos de cada fin de semana y últimas noticias relacionadas con nuestro deporte

¡Te has suscrito a la newsletter de Compratudorsal!

Pin It on Pinterest

Share This