Running en la playa, ¿es bueno para las articulaciones?

running en la playa

El running en la playa es un gustazo y una experiencia tan placentera como dura. Todo aquel amante del entrenamiento y del running, en algún momento ha tenido la oportunidad, o se ha planteado una carrera por la playa.

Las olas chocando a tu lado, la brisa marina, alguna gaviota que acompaña. Correr por la playa puede ser un gustazo, pero como decíamos, también resulta un entrenamiento más duro y exigente. Esto se debe a lo blando que es el terreno, lo que cambia las reglas del juego.

Entonces, el running en la playa, ¿es bueno para las articulaciones? A continuación, vamos a analizar los pros y contras de correr sobre la arena. Ya que como casi todo cuando se trata de deporte y entrenamiento, dependiendo del usuario y los objetivos que tenga, podemos encontrar más ventajas o inconvenientes en correr por la arena. Sigue atento para salir de dudas.

Cuando corremos por la arena, estamos poniendo menos tensión en las articulaciones que soportan el peso, como las caderas, las rodillas y los tobillos, lo cual puede ayudar a disminuir el riesgo de lesiones asociadas al impacto, como las fracturas por tensión, hiperextensión, esguinces, etc.

Y lo cierto es que las investigaciones respaldan esta teoría. Los estudios han demostrado que correr en la playa, especialmente en la arena suave y seca que se encuentra típicamente más lejos del borde del agua puede reducir las probabilidades de lesiones por sobreuso asociadas al impacto.

Por otro lado, corriendo por la arena rara vez consistentemente lisa y plana, donde además la superficie de la playa cambia drásticamente de extremadamente suave a dura, puede tener sus peligros. Incluso cuando la playa a menudo se inclina drásticamente al acercarse al agua hace que correr en esta superficie inclinada predisponga especialmente a un individuo a lesionarse.

Al correr en una superficie irregular e inconsistente como la arena, las fuerzas que atraviesan los pies, tobillos, rodillas y caderas varían dramáticamente y pueden predisponer a un atleta a lesionarse en cualquiera de estas partes del cuerpo.

En definitiva, hay ventajas e inconvenientes, cosas buenas y malas en correr por la playa. Mientras que a una persona con sobrepeso puede ayudarle mucho más a perder peso más rápidamente, alguien acostumbrado al running que salga con mucha asiduidad, puede ver cómo al final se resiente más pronto de dolencias.

A continuación, vamos a analizar las principales ventajas y desventajas o riesgos de correr sobre la arena. Así, de esta forma, te quedará perfectamente claro si dados tus objetivos, forma física y posibilidades debes plantearte bajar a la playa a correr, o seguir dando tus pasos sobre suelo y tierra firme y asfaltada.

Ventajas de correr por la arena

Estas son las principales ventajas del running sobre arena.

Mejora tu técnica de carrera

Correr sobre arena representa un estímulo de entrenamiento totalmente nuevo para el cuerpo. La arena es blanda y cede al empujar. Esto significa que se pierde parte de la energía elástica que normalmente se transfiere al siguiente paso. Para poder correr con fuerza sobre la arena, el cuerpo desarrolla una técnica de carrera suave y eficaz con un golpe de medio pie y un empuje estable.

Aumenta tu fuerza, estabilizando los músculos y la coordinación

Comparado con correr en el pavimento, correr en la playa es mucho más difícil pero también más efectivo. Los músculos de los pies y las piernas tienen que trabajar mucho más de lo habitual. Además, tienes que activar los músculos estabilizadores de tu núcleo para compensar la superficie irregular. Esto ayuda a tu cuerpo a desarrollar una forma de correr natural y muy eficiente mientras trabajas tu núcleo

Quemas más calorías

Correr en la playa es uno de los mejores métodos para quemar grasa. Debido a que los grupos musculares que participan en la carrera tienen que trabajar más de lo normal, el cuerpo requiere más energía. Lo mejor de todo esto es que los músculos también requieren más energía después de la carrera para poder recuperarse adecuadamente. Esto significa que después del entrenamiento, se queman más calorías de lo habitual, lo que se conoce generalmente como el efecto afterburn.

Mejoras tu capacidad aeróbica

Debido a las mayores exigencias para los músculos, coordinación y estabilidad, el cuerpo se cansa más rápidamente cuando corre sobre la arena. Por lo tanto, es una buena idea empezar con entrenamientos más cortos. Es mejor aumentar la intensidad de las carreras y utilizar las nuevas condiciones para los sprints, los intervalos y el entrenamiento de velocidad. También puedes dividir el entrenamiento en dos sesiones diarias. Esto permite que el cuerpo se recupere de forma más eficaz entre medias.

beneficios de correr por la playa

Riesgos del running en la arena

Estas son los principales riesgos del running sobre arena.

Añades una tensión y estrés inusual a los músculos

Correr en la arena hace trabajar los músculos de las plantas, las piernas y los tendones de la corva. Es necesario hacer algunos ejercicios de activación muscular antes de hacer ejercicio para reducir el riesgo de lesiones. Además, el calentamiento ayuda a correr con la forma adecuada desde el principio. Después del entrenamiento, es conveniente hacer algunos estiramientos de enfriamiento. Además, un refrescante chapuzón en el mar es la forma perfecta de iniciar una buena recuperación.

Los pies sufren más al correr descalzo

Naturalmente, la playa es ideal para correr descalzos. Aunque no todo el mundo lo hace, la mayoría acaba corriendo por la playa sin deportivos. Puede resultar extraño, pero lo cierto es que fomenta la mejoría de las zancadas al correr. Cuando se usan zapatos, se tiende a aterrizar más en el talón y a rodar hacia adelante. Esto crea un impacto repentino en los talones, que luego se transfiere a las caderas y puede provocar lesiones en la rodilla o en la espinilla.

Correr sin zapatos puede ser especialmente útil para los corredores de talón que quieren mejorar su técnica. Cuando se corre descalzo, automáticamente se tiene más cuidado al aterrizar y se golpea primero el antepié y el mediopié.

Por otro lado, correr descalzo también estimula la circulación y las habilidades sensoriales y motoras. Con el tiempo, la planta de los pies desarrollará callosidades para protegerse, pero siempre hay que estar atento a los cristales u otros peligros que puedan causar lesiones.

Sufren más las caderas, las lumbares y las articulaciones en general

La playa a menudo se inclina hacia el mar, lo que puede representar un desafío para los músculos estabilizadores del centro de gravedad. Esto puede provocar dolor y molestias musculares en las caderas y en la espalda. Se puede evitar cambiando regularmente la dirección en la que se corre. Si se hace running en una playa con marea baja, la superficie suele estar más nivelada.

Muchas veces, tienes al sol más como enemigo que como aliado

La fresca brisa del océano a menudo te lleva a subestimar el impacto de la temperatura y la radiación UV en tu cuerpo. Por lo tanto, no corras bajo el sol abrasador del mediodía. Además, asegúrese de beber mucha agua durante el día. Use un sombrero o una visera cuando corra y no olvide aplicar mucho protector solar. Las mejores horas para correr son generalmente en la mañana o en la tarde.

Como puedes ver, hay muchas ventajas en correr por la arena, pero también algunos riesgos que tendrás que valorar. Lo cierto es que si puedes, unos cuantoes entrenamientos en la playa siempre resultan muy agradecidos.

riesgos de correr en la arena de la playa

🏃‍♂️¡NOVEDADES RUNNING!🏃‍♀️

Entérate de los mejores eventos de cada fin de semana, últimas noticias relacionadas con nuestro deporte, los artículos de mayor calidad... 

¡Te has suscrito a la newsletter de Compratudorsal!