No uses chanclas si eres corredor

Chanclas fascitis

Llega el verano, las altas temperaturas, la piscina, la caña después de trabajar en el chiringuito, las verbenas,… ¡y las chanclas!

Las odiadas sandalias por unos y las amadas chanclas por otros. Lo cierto es que en esta época donde el «lorenzo» está en lo más alto, las chanclas son un elemento imprescindible para todo aquel que busque mantener sus pies aireados durante esta época del año.

Las chanclas se han convertido en algo más que nuestro calzado cuando vamos a la piscina o a la playa. No es extraño pasear por las calles y ver a cientos de personas usándolas para ir a comprar el pan o incluso en las terrazas de cualquier bar.

Resultan muy cómodas, rápidas de poner y además nos mantienen frescos los pies, ¿qué más se le puede pedir? Pues como todo en esta vida, tienen sus inconvenientes, y si eres corredor no es buena idea llevarlas en verano.

Inconvenientes de las chanclas

Por norma general este tipo de calzado suele venir sin sujeción en la parte trasera. Donde el talón pierde su nombre para dar paso al tendón de aquiles. Esto supone un problema para nuestra planta del pie, ya que estamos derivando toda la tensión de nuestra pisada a la fascia plantar.

Si eres observador, cuando damos un paso con chanclas, éstas tienden a «volar» libremente en su parte trasera, a lo que nuestro cuerpo reacciona con un movimiento de contracción en la planta del pie. Este tipo de tensión lo soporta nuestra fascia, provocando la temida fascitis plantar.

Tampoco es de extrañar que nuestro gemelo sufra. Toda esa presión que ejercemos en nuestro acto reflejo, también se ve reflejado en nuestros músculos más cercanos al pie, lo que provoca que se nos pueda «subir el gemelo», como se suele decir en el castellano más profundo.

Las chanclas no amortiguan la pisada

Tal y como indica el título de este apartado, las sandalias no tienen ninguna amortiguación, lo que conlleva que todas las vibraciones que provocan nuestras pisadas, las absorba nuestros pies y músculos del cuerpo.

Estoy convencido que muchos veranos acabas (o empiezas) con dolor en la planta del pie y no sabes el motivo. Piensas que quizás pueda ser que el calor te provoque deshidratación y eso se vea reflejado directamente en la planta del pie. O puede que esas zapatillas nuevas que compraste en Amazon, han venido directamente desde China… La realidad es otra.

Soluciones a los problemas derivados del uso de chanclas

La solución ideal es obvia, no te las pongas, salvo que estés en la playa o la piscina. Esto siempre me recuerda al libro de «Nacidos para correr», (si no lo has leído te lo recomiendo, y mucho) el cual empieza con una simple pregunta que el narrador lanza a su médico, «¿Por qué me duele el pie?»  a lo que el propio médico le contesta «Porque corre».

Pero no nos encerremos y seamos tan duros con las chanclas. También tenemos más alternativas para poder utilizarlas. De hecho, es la que yo he adoptado desde que hace 5 veranos la famosa fascitis plantar me hizo recordar que quizás el uso de sandalias en verano, no era lo más adecuado para mi.

Como te digo, una posible alternativa que tenemos en el mercado es el uso de chanclas con sujeción en el talón. Yo me compré unas de la marca Crocs, las cuales son muy cómodas y te mantienen el pie sujeto.

Son estas,

Crocs Classic Clog, Zuecos Unisex Adulto, Negro (Black 001), 46/47 EU
  • Material exterior: Espuma
  • Revestimiento: Sin forro
  • Material de la suela: Sintético
  • Cierre: Tira de tobillo
  • Tipo de tacón: Plano

¿Qué hacer si ya llego tarde?

No sé si has llegado hasta aquí porque ya padeces fascitis plantar o no, pero lo cierto es que hay que tomárselo con calma. Lo primero que debemos hacer sería ir al podólogo y al fisio. Ellos mejor que nadie sabrán como atajar el problema de raíz. Y te dirán lo mismo que te estoy diciendo en este post. Lo mismo que me dijeron a mi cuando fui con la fascia como el palo de una escoba.

Hay algo que recomiendan por ahí para tratar los problemas de fascitis. Se trata de la famosa pelota de tenis o la botella congelada. Imagino que habrá cientos de confesiones al respecto y seguro que a mucha gente le ha ido bien, pero personalmente no me ayudó en nada. Al contrario. La cosa empeoró. No sé si era por no hacerlo bien. El caso es que no me funcionó. Ni a mi, ni a mi amigo que casualmente también llevaba chanclas aquel verano. Por lo que yo no lo recomiendo. Pero como digo, posiblemente haya gente que te diga lo contrario, así que prueba unos días y ves la evolución.

Además de este artículo, también te puede interesar,...

¿A qué pulsaciones correr?
¿Es malo correr sin calcetines?
Pezoneras running. ¿Para qué sirven?

🏃‍♂️¡NOVEDADES RUNNING!🏃‍♀️

Entérate de los mejores eventos de cada fin de semana y últimas noticias relacionadas con nuestro deporte

¡Te has suscrito a la newsletter de Compratudorsal!

Pin It on Pinterest

Share This