“En este deporte compito por superarme cada día a mí misma, no para superar a nadie”

Beatriz Morillo Guiness 10K

Entrevista a Beatriz Morillo

Beatriz Morillo (Madrid, 1982) es una atleta de las que enamoran. Su sonrisa, siempre permanente llueva o truene, le hace ganarse la simpatía de todo tipo de runners, sin importar niveles ni disciplinas. En Laredo (Cantabria) batió el récord Guinness de medio maratón empujando un carrito con sus dos hijos, terminando la carrera en 1 hora, 28 minutos y 28 segundos. No contenta con esto también batió el Guinness en esta misma modalidad pero en la distancia de 10 kms. Lo hizo en la pasada edición de la carrera “Rey de las Populares” entrando en meta en 38 minutos 50 segundos. Como atleta de élite Beatriz consiguió ser cuarta en el Campeonato de España de 10.000 conquistando un tiempo de 34:43. Y citamos sólo algunos de sus logros más destacados, si los citáramos todos esta entrevista duraría 40 páginas.

Hoy se sienta con nosotros para hablar un poco más de su trayectoria, de su vida y de esa cara B del atletismo que también hay que saber gestionar para llegar a los podios.

Pregunta. – Buenos días Beatriz, hablamos ni más ni menos que con una mujer que tiene un record Guinness…por correr empujando un carrito donde van sus dos hijos mientras ella vuela por el asfalto. ¿Qué se siente al alcanzar algo así?

Beatriz Morillo – Para mí esta hazaña ha sido como poner un broche de oro a la etapa atlética más bonita de mi vida.

Correr con mis hijos me ha dado las mejores experiencias vividas como atleta. Las grandes marcas y victorias pasaron a segundo plano para poder saborear cada aventura y anécdota entrenando o compitiendo juntos los tres.

P. – ¿Cómo se vive un embarazo cuando eres deportista de alto nivel?

B.M. – En mi caso, cuando me quedé embarazada de Valeria ya no entrenaba a alto rendimiento desde hacía unos tres años a causa de una lesión que sufrí y que me apartó del alto nivel.

Hacía deporte y seguía corriendo de vez en cuando antes del embarazo, pero al quedarme embarazada dejé de correr y sólo salía a caminar; pues había tardado mucho en quedarme embarazada y me daba miedo que igual si corría el impacto pudiese perjudicar a mi bebé… Me equivoqué por completo. En el cuarto mes de gestación tuve un trombo en la vena safena mayor, a 15 mm de la femoral y gracias a que me lo detectaron a tiempo se quedó sólo en un susto. Desde ese día los médicos me dijeron que tenía que pincharme heparina cada día y retomar el deporte; mi sangre tenía que moverse y la mejor manera de hacerlo era haciendo lo mismo que hacía antes de quedarme embarazada.

Así que retomé mis rodajes alternando con la elíptica y siempre controlada con mi pulsómetro para no pasar de la frecuencia cardiaca recomendada por los médicos. Hacía una hora de entrenamiento aeróbico diario, hasta el día anterior al parto no paré de entrenar y todo fue genial.

Con mi segundo hijo, Gabriel, tuve que llevar la misma rutina por prevención: Heparina y deporte. Aquí como ya corría con Valeria en el carrito de correr, entrenaba también con ella a veces. Estuve corriendo hasta el octavo mes de embarazo y el último mes lo pasé haciendo una hora de elíptica diaria (por supuesto siempre controlada con mi pulsómetro, al igual que en mi anterior embarazo). Y el parto de Gabriel también fue estupendamente.

P. – Una vez que tu hijo nació, ¿cuánto tiempo pasó hasta que empezaste a coger los ritmos que tenías previamente?

B.M. – ¡Ufff! Te diría que aún no los he cogido, jejeje. Pero digamos que me empecé a sentir atleta de nuevo como a los diez meses de nacer Gabriel.

Beatriz Morillo Record Guiness en 10.000 con carro

P. – ¿Cómo fue ese primer momento donde ibas a salir a correr y dijiste “me llevo a los peques”?

B.M. – Recuerdo perfectamente ese día. En un caluroso Junio, dos días después de haber celebrado el bautizo de Gabriel. Estaba que “me subía por las paredes”, con los dos en casa tras tres días sin poder salir a entrenar.

Me puse a ordenar los regalos del bautizo: Un montón de regalos de bebé, trajecitos de marcas varias, maletas de viaje, bolsos para el carrito…Y pensé: “¿Realmente voy a utilizar todo esto? ¿Qué es lo que realmente necesito yo para Gabriel?” …Entonces “se me encendió la bombilla” y pensé en un carro para poder correr con los dos. Así que cogí todos los regalos del Corte Inglés y me planté allí dispuesta a cambiarlos por un carrito de correr doble.

Creo que fue la mejor decisión que he tomado en mi vida y además el mejor regalo que podían hacernos todos nuestros familiares y amigos; pues nos acordamos de ellos cada vez que corremos y ningún otro regalo nos hubiera aportado tanta felicidad y buenos momentos vividos como éste: Ha sido un regalo LLENO DE VIDA.

P. – Ahora ellos viven tus carreras en primera persona, tú como madre ¿qué sientes al poder vivir tu deporte estando tan cerca de los tuyos?

B.M. – Para mí es maravilloso compartir mi amor por el deporte con ellos. Poder transmitirles los valores que conlleva hacer un deporte como éste, en el que hay que trabajar como una hormiguita, granito de arena a granito de arena y la constancia y el esfuerzo son la clave del éxito, que a veces llega y otras no.

Y enseñarles además que la belleza de lo que hago está en el proceso y no sólo en el resultado (en el día a día entrenando junto a ellos o con otr@s compañer@s; en cada experiencia vivida cada día que salimos a entrenar o competir, sin importar la posición en la que cruce o crucemos la meta; porque en este deporte, al menos yo, compites por superarte a ti mismo cada día y no para superar a nadie).

P. – Sabemos que eres profesora de educación física ¿qué te dicen tus alumnos/as cuando te ven ganando carreras y obteniendo records?

B.M. – Son muy lindos. Siempre me felicitan y se asombran porque dicen que “aunque soy flaquita soy muy fuerte”, jejeje.

A ellos, al igual que a mis hijos, intento transmitirles siempre los valores tan importantes que el deporte me ha dado y me sigue enseñando cada día.

P. – Uno de los momentos difíciles fue tu lesión en 2010. ¿Cómo la viviste? ¿Cómo manejaste esa frustración?

B.M. – Para mí saber que no iba a poder correr durante muchos meses y que después igual nunca iba a poder volver a correr como antes, fue “un palo muy duro” (ya que decidí no operarme y dejar que la rotura desinserción completa del tendón de los isquiotibilales, soldase por si misma).

Como soy una persona muy optimista decidí confiar y hacer todo lo que en aquel momento me recomendó el Dr. López Capapé, quien me dio esperanza y recomendó que no me operase… Siempre recordaré su frase: “Bea, tú no vives sólo de esto, tienes tu trabajo…Volverás a correr, confía, ten paciencia”. Y así fue…Con paciencia me curé. Y aunque con molestias en la zona durante casi diez años, ahora puedo decir que ya corro “casi” igual que entonces. Mi tendón está recuperado gracias a Dios y al sabio consejo del Dr. Capapé, a quién estaré eternamente agradecida.

P. – Y una vez recuperada, después de tanto sacrificio, molestias, etc…¿cómo fue ese primer podio donde volvías a estar donde querías?

B.M. – Tardé un año en volver a correr tras mi lesión. Y como me gusta vencer mis miedos, volví a la carrera en la que me lesioné “El derbi de las aficiones”; quedé tercera con 39’, mi primer podio tras un año sin competir. Pero me supo a poco y regresé otro año después: segunda con 37’ largos…Y ese día pensé: “Algún día venceré a esta carrera y la ganaré” (pues en el año 2010 el día de mi lesión iba ganando con ventaja de más de 3’ a la segunda al paso por el km 7 donde me caí; ese día iba a bajar de los 34’ y sin embargo entré en ambulancia). Ese día pensé que iba a ser imposible ganar ya esa carrera, pues el nivel de la prueba crecía y yo no seguía siendo la de antes; así que no volví a correrla hasta el año pasado, que un amigo me animó a hacerlo…

Ocho años tuvieron que pasar para cumplir mi objetivo, ¡pero lo logré! Gané la edición pasada, la del 2018 con un registro de 36’17” …No lo podía creer…Probablemente uno de los días más reconfortantes de mi vida por haber cerrado una herida de guerra… Vencer la carrera que “me cambió la vida” como yo siempre la llamaba, porque me había retirado de hacer lo que más me gustaba.

P. – Compaginar trabajo y familia con entrenamientos…¿cómo es?¿logras mantener tus entrenamientos al 100% o vas un poco al día?

B.M. – Siempre he trabajado y he entrenado y aunque es duro, lo he llevado medianamente bien.

Pero ahora entrenar como antes de ser mami me resulta imposible, sobre todo porque no estoy dispuesta a renunciar a pasar tiempo con mis hijos. Y eso significa entrenar menos que antes y también recuperar peor, porque el tiempo de descanso con ellos casi no existe, jejeje.

No obstante, intento llevar una planificación que me marca mi entrenador, adaptada a mi disponibilidad y horarios.

Por ello creo que aún no he llegado a estar al nivel de antes y no porque sea diez años más vieja, jejeje. Me faltan muchos kilómetros semanales con respecto a años a atrás. Pero entiendo que estoy en otra etapa de mi carrera deportiva y disfruto del atletismo de otra forma, sin presiones, pues ahora ya es sólo un hobby y no uno de mis trabajos.

Beatriz Morillo Record Guiness

P. – ¿Qué le dirías a esa mamá que quiere salir a correr, ve el carrito y siente que será demasiado duro correr así o que incluso pueda sentir miedo?

B.M. – Le diría que el amor de una madre por sus hijos lo puede todo. No hay miedo, ni dureza. La felicidad de llevar a tus hijos contigo mientras haces lo que te gusta no es comparable con nada.

Sólo hay que cambiar la mentalidad. No puedes pretender correr igual de deprisa que lo haces sola, no puedes ir por los mismos terrenos… Así que cálzate unas buenas zapatillas para ir por asfalto y no mires el crono. Verás que el primer día es “distinto” el modo de correr, pero cada día te costará menos y lo disfrutarás más.

P. – ¿Qué objetivos tienes a medio plazo?

B.M. – Este año tengo varios objetivos, sobre todo con mi equipo, como intentar ganar el Campeonato de Cross de Madrid por Clubes y hacer una buena actuación también en el nacional de cross por equipos.

A nivel individual me he propuesto intentar acercarme todo lo posible a mi marca personal en 10km de hace 10 años 34’42”… El año pasado logré ya bajar de los 36’, pero aún estoy lejos, debo seguir trabajando.

También me gustaría dar el salto a la media maratón que aún no me he atrevido en solitario. He corrido tres y las tres con carrito; mi mejor registro con mis peques 1hora 28’ 29”, tiempo que en Laredo nos hizo conseguir nuestro primer récord Guinness en media maratón.

P. – ¿Qué tal nivel ves en el atletismo femenino? ¿Qué grado de reconocimiento crees que tienen nuestras atletas?

B.M. – Creo que el nivel del atletismo femenino ha aumentado en los últimos años con respecto a años atrás. Pero creo que aún queda mucho por hacer en España por nuestros deportistas de élite. Creo que debería haber más ayudas para formar a deportistas.

En general, es triste, pero creo que el atletismo, da igual femenino o masculino, sigue sin tener el reconocimiento que merece…Yo entiendo que haya deportes que mueven muchas masas de gente y que generen dinero y que por ello tengan una mayor visibilidad…Pero también se debería dar visibilidad a otros deportes y deportistas que consiguen grandes cosas, pese a que no ganen dinero con ello.

P. – ¿Qué cuidados siguen a nivel nutricional? ¿Y a nivel físico?

B.M. – A nivel nutricional como muy sano y equilibrado. Intento no comer chuches, no tomo bebidas carbonatadas, ni bollería industrial. Sigo una dieta mediterránea equilibrada y como de todo: verdura, fruta, carne, pescado, huevos…

A nivel físico intento ir al fisio al menos una vez al mes, entreno cinco o seis días por semana e intento dormir al menos 7 u 8 horas diarias (siempre que me dejan mis renacuajos, jejeje).

P. – Muchas gracias por tu tiempo Beatriz, te deseamos muchos éxitos!

B.M. – Muchas gracias a vosotros. Un fuerte abrazo a todo el equipo y nos vemos en las carreras.