Consejos para volver a correr después de un descanso

Consejos para volver a correr tras un descanso

Tarde o temprano, lo cierto es que todos los corredores hemos tenido un periodo de descanso obligado o no, tras el cual volver a correr puede suponer un gran esfuerzo. En el mejor de los casos, este descanso tendrá que ver con un periodo vacacional tras el cuál la vuelta a la realidad, hará que empezamos a retomar nuestros hábitos runners. Sin embargo, desgraciadamente, son muchas las ocasiones, que estos descansos son obligatorios. Las lesiones forman parte de la vida deportiva de un corredor y volver a correr tras una lesión, requiere mucho esfuerzo.

Si el periodo de descanso ha sido corto (10 o 15 días) no tendrás problema de coger nuevamente el hábito de correr. Sin embargo, si este periodo se ha prolongado en el tiempo, debemos tener paciencia para retomar nuestra rutina runner. En este post te comentaremos algunos consejos para volver a correr tras un descanso (obligado o no).

Como siempre, la respuesta a esta pregunta, es depende. Pero la buena noticia en este caso, es que retomar la forma física con la que nos vimos obligados a descansar, va a depender de nosotros. 

La constancia, el trabajo y el esfuerzo para volver a ser los corredores que éramos antes de parar, se antoja esencial para conseguir nuestro estado de forma anterior al descanso. Es más, no son pocos los casos, en los que los corredores que han salido de un periodo de descanso, han recuperado e incluso mejorado su forma física en apenas unas semanas. 

Sin embargo, el primer objetivo que tienes que perseguir si vienes de una lesión, es no volver a lastimarte, dado que en ese caso, serás presa del pesimismo que acompaña a una recaída.

Consejos para correr tras un periodo de inactividad

Son muchos los consejos que podemos darte para que vuelvas a correr tras un periodo de descanso. Y en este caso, como en todos, lo que va a primar, va a ser el sentido común.

Empieza progresivamente tu vuelta a la actividad deportiva

Son muchos los corredores que cometemos el grave error de volver a correr después de un periodo de descanso, con el mismo kilometraje con el que tuvo que parar. 

Por ejemplo, si antes de parar, corría una media de 10 kilómetros diarios, no es una buena idea volver a empezar incluyendo esta cantidad de kilómetros. Los músculos no estarán en la misma situación que justo antes del parón. Y no sólo los músculos no estarán preparados, sino que las articulaciones pueden sufrir en exceso y provocar lesiones.

En este caso, lo mejor es ir incrementando el número de kilómetros día tras día. De esa manera, estaremos preparando tanto a músculos como articulaciones a volver a nuestra rutina previa al descanso.

Además de ir incrementando lentamente el kilometraje semanal, también debemos ir aumentando progresivamente el ritmo tras un descanso de correr. No podemos volver y querer completar nuestro recorrido habitual en el mismo tiempo que antes de nuestro descanso. Durante tus primeros entrenamientos, trata de imprimir un ritmo más suave que al que rodabas anteriormente al parón. Del mismo modo que con los kilómetros, a medida que vayan pasando los días, podemos ir incrementando poco a poco nuestro ritmo por kilómetro.

No corras todos los días

Ser prudente durante tu vuelta al running, será fundamental para volver a sentirnos corredores evitando lesiones. Si antes del descanso, corrías un total de 6 días a la semana, descansando sólo uno, trata de ir progresivamente hacia estos números. 

Empezar corriendo, en este caso, un día sí, otro no, ayudará a que nuestro cuerpo vaya cogiendo nuevamente la rutina de volver a entrenar. 

Si has tenido que parar por una lesión, sería interesante incluso disminuir esta frecuencia de carrera y ponerte en manos de especialistas, tanto médicos deportivos como de fisioterapeutas para que te aconsejen cuál puede ser el mejor entrenamiento que se adapte a tu estado físico. En este caso, valdrá más mantener la calma y tener mucha paciencia para volver a correr tras el descanso.

Vuelve al hábito de correr

Tras un largo descanso de la actividad física, puede resultar complicado volver a la rutina de forma regular. Es normal y a todos los corredores nos ha pasado en alguna ocasión. 

Lo ideal sería, salir a coger la rutina de salir en el mismo horario cada día que salgamos a entrenar. A medida que establezcamos estos hábitos y rutinas, nuestro cuerpo cada vez se sentirá mejor a esas horas del día. 

Por ejemplo, muchos corredores salen a entrenar siempre a partir de las 18:00h debido a su jornada laboral. Si este es tu caso, empieza a entrenar a esta hora, y si es junto con un grupo de runners (como veremos a continuación), mejor aún.

Corre con un grupo de entrenamiento

Es posible que antes de descansar durante un periodo de correr, tuvieras un grupo de entrenamiento con el que salías a correr habitualmente. Si este es tu caso, lo tienes fácil, ya que mantendrás el contacto de este grupo y podrás unirte al grupo de corredores tras el parón fácilmente. Sin embargo, si este no es tu caso, ¿has pensado en lo gratificante que es correr junto a un grupo de runners?

Actualmente, no son pocos los clubs de atletismo que hay por toda la geografía nacional. Entrenar con más corredores, te permitirá, ya no solo compartir entrenamientos, sino socializarte con más personas que comparten tu misma pasión. Además, después de un descanso, es el momento perfecto, ya que empezarás prácticamente desde cero y verás una constante mejoría. 

No te inscribas a una carrera después de un periodo de descanso

Precipitarse va en el ADN humano. Y es uno de los mayores errores que podemos cometer. Está muy bien correr carreras, pero hacerlo tras un parón, quizás no sea la mejor idea.

Durante la competición, exigimos a nuestro cuerpo un esfuerzo que en muchas ocasiones va más allá de nuestras probabilidades. De hecho, a buen seguro, una vez que estemos en carrera, te vendrán a la mente la comparativa con otras ediciones de esa misma prueba, o incluso con tu mejor marca personal. 

Sin embargo, si te has decidido a inscribirte en un evento, un buen consejo sería tratar de ser consecuente con tu estado de forma actual. De esta manera, evitaremos agujetas innecesarias y lo que es más importante, las temidas lesiones.

Mantén una actitud positiva

Puede ser realmente frustrante pensar en nuestros logros pasados y saber que actualmente estás lejos de ese momento de forma. Es inevitable. Sin embargo, de nada te va a servir machacar tu cabeza con el pasado. 

Ir paso a paso después de un descanso de correr, puede hacernos llegar muy lejos. Mantén la concentración en superar cada día que te permita avanzar en tu progreso hacia el estado de forma física deseado. 

Si vienes de una lesión, lo importante es no recaer en ella. O en otra. Volver a coger confianza tras una lesión, es difícil, y eso hace que nuestra pisada no sea la misma que justo antes de tener que parar. En estos casos donde la pisada desvaría, se pueden producir descompensaciones en nuestra biomecánica que provoquen otros tipos de lesiones. La mejor manera de lidiar con esto, es ir día a día superando estos miedos y volver a coger la confianza que teníamos justo antes del parón.

🏃‍♂️¡NOVEDADES RUNNING!🏃‍♀️

Entérate de los mejores eventos de cada fin de semana, últimas noticias relacionadas con nuestro deporte, los artículos de mayor calidad... 

¡Te has suscrito a la newsletter de Compratudorsal!