Camino de Santiago corriendo

camino santiago corriendo

Esto que te voy a contar es una historia personal y lo que piensa un corredor de barrio (así me puedo definir) de hacer el camino de Santiago corriendo. No me considero ni más ni menos que nadie, y no me gustaría que alguien que haya hecho este camino andando se sienta ofendido. Es lo que pienso y como en este país (aún, de momento) se puede hablar con total libertad, voy a usar este canal para contarte qué sensaciones tuve mientras estaba en el camino de Santiago corriendo.

Trataré de ser breve (para que todo entre en una entrada y no te aburras) pero a la vez te sirva de ayuda si estás pensando en realizar esta aventura.

Todo empezó debido a una típica frase en Julio: No hay huevos a ir a hacer el camino de Santiago corriendo… Mira que me gustan poco los tópicos pero oye, que estamos en un año donde no nos dejan salir de España y siempre he tenido ganas de hacer alguna «locura» de este tipo.

Obviamente, y como no podía ser de otra manera, acepté. El plan era hacerlo la segunda quincena de Agosto. Es decir, cambiaría la playa (no es que sea mi pasión) por la montaña (esta si lo es), con lo cual es uno de los mejores planes que podemos hacer. El verano por aquel entonces era duro y el correr por aquellos caminos era algo que me llamaba la atención.

Desde dónde empezar el camino de Santiago corriendo

La primera pregunta que deberías hacerte si quieres hacer el camino de Santiago corriendo es desde dónde quieres empezar. Bueno, más bien, cuántos kilómetros estás dispuesto a hacer al día.

Mi idea, era hacer 25 o 30 kilómetros como mucho, por lo que si tenía dos semanas de vacaciones, podía llegar a hacer 300 – 350 kilómetros aproximadamente en total.

Te aconsejo, en este caso, que empieces a contar desde Santiago hacía atrás. Es decir, sumes al revés para ver desde dónde partir. Esto facilitará las cosas y te evitará tener que hacer cálculos cada dos por tres para cuadrar.

Yo personalmente, salí desde León. Es una ciudad fantástica y como no la conocía, podría hacer turismo el día de antes. La catedral es, posiblemente, una de las más bonitas que he visitado y podría ser un buen punto de partida si tienes, como yo, dos semanas.

¿Dónde dormir?

Este es un punto muy personal que deberías valorarlo. Anteriormente hice la famosa senda de Camille en los pirineos, y la experiencia de los albergues es algo que no me gustó.

Por supuesto, respeto a aquellos que les guste el rollo de peregrinos (es más, lo envidio). Hay mucho cachondeo nocturno y se puede conocer a mucha gente, te lo aseguro. Sin embargo, yo tenía claro que iba a desconectar y me tomaría aquello como una especie de vacaciones haciendo deporte. Además, que quieres que te diga, eso de compartir habitación con 5 personas que desconozco, no me gusta. Ronquidos, lo que no son ronquidos, olores… Insisto, respeto al máximo la decisión de cada uno, pero prefiero ir de hoteles. U hostales. 

Tanto si vas de hoteles, hostales o albergues, que sepas que no vas a tener problemas a la hora de reservar. Pude hablar con muchos peregrinos que decidían dónde dormir esa noche mientras se tomaban un bocadillo a las 10 de la mañana en un bar del camino. Hay cientos de alojamientos y en cualquier lugar te acogerán con los brazos abiertos.

Las etapas

El camino francés fue el elegido para poder correr por sus senderos. Me atraía mucho la idea de pasar por Ponferrada, Astorga, León, O Cebreiro, Portomarín… Había oído hablar mucho de estos lugares, y como no los conocía, me quise dar un pequeño festín de todos ellos juntos. Sería como hacer un tour rápido por todos estos lugares y disfrutar de sus paisajes.

Las etapas que yo hice fueron las siguientes:

  • León – Villar de Mazarife (20 Km)
  • Villar de Mazarife – Astorga (31 Km)
  • Astorga – Rabanal del camino (21 Km)
  • Rabanal del camino – Ponferrada (35 km)
  • Ponferrada – Villafranca del Bierzo (25 Km)
  • Villafranca del Bierzo – O Cebreiro (26 Km)
  • O Cebreiro – Samos (31 Km)
  • Samos – Portormarín (37 Km)
  • Portomarín – Palas del Rei (26 Km)
  • Palas del Rei – Arzúa (29 Km)
  • Arzúa – Santiago de Compostela (38 Km)

En total fueron 330 kilómetros en 11 días. Una media de 30 kilómetros diarios.

Decir que la intención era descansar un día entre medias, en O Cebreiro. Pero oye, que uno estaba animado y no me lo pensé en seguir adelante sin descanso alguno. Esto, lo aconsejo, ya que los últimos días las piernas van un poco de aquella manera. Pero es algo personal y algo que deberías barajar si piensas hacer el camino de Santiago corriendo.

Las dificultades del camino

Por supuesto, se presentaron cientos de dificultades en todo el camino. Piensa que son muchos días y muchas horas dándole a la zapatilla sin descanso. Un día te tocan 30 y al otro 35… por suerte al siguiente te tocan 25 para descansar (entiéndase la obviedad).

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que el norte, es el norte. Entiéndeme. No hay ningún llano en el que puedas disfrutar del camino. De hecho, es todo un constante sube y baja y apenas hay descanso para las piernas.

¿Eres más de subir o de bajar? Pues mira, te va a dar igual. Porque vas a entrar en un constante bucle de repechos tanto para arriba como para abajo. La gente (los peregrinos) hablan mucho de la infernal subida a O Cebreiro. Es dura, sí, de acuerdo, pero se puede hacer corriendo. De hecho, un servidor la hizo para arriba corriendo.

Te dejo el track de un segmento para que veas de primera mano.

Subida O Cebreiro

Como digo, la subida a O Cebreiro no creo que sea la peor etapa de todas. Las subidas no debe ser lo que más te preocupe.

Las bajadas es lo peor. Especialmente la etapa que va desde Rabanal del Camino hasta Ponferrada. Se trata de un recorrido duro, de verdad. Aunque pienses que es una etapa sencilla por aquello de que la pasas en bajada, lo cierto es que los músculos y articulaciones sufren mucho. De hecho, ahí fue donde me hice daño en la rodilla. Tendinitis, nada menos… Y con eso hasta Santiago. Te recomiendo tomarte esta etapa con tranquilidad si piensas hacer el camino de Santiago corriendo.

¿Qué llevaba para cada etapa?

Una decisión que tomé desde el principio fue que me iban a llevar la mochila. Tampoco llevaba mucho en ella, pero es muy cómodo. El servicio te vale 3 euros de hotel a hotel y merece la pena.

Todo aquel que me diga que eso no es de buen peregrino no tiene ni idea de qué es ser un peregrino. De hecho, no lo es ni él. El peregrino original (así es como le vamos a denominar) se hizo el camino con una túnica, un bastón y dormía debajo de los puentes. Así que si quieres ser un buen peregrino, ya sabes que es lo que te toca…

Con respecto al equipaje que llevaba para cada etapa, lo básico. Un chaleco de trail donde metía, el móvil (por si hubiese alguna emergencia) un par de onzas de chocolate, agua, un plátano, un chubasquero (da igual la fecha en la que leas esto y que lo vayas a hacer) y 5 euros por si necesitabas algo por alguno de los pueblos que pasa el camino.

¿Qué zapatillas son las mejores para hacer el camino de Santiago corriendo?

Una de las cosas que más me preocupaba a la hora de hacer el camino de Santiago corriendo, eran las ampollas y rozaduras que me pudieran causar las zapatillas en los pies. Debes saber que el camino (al menos en Agosto) es un sendero que se puede hacer fácilmente sin necesidad de ir equipado con zapatillas de trail.

Yo, personalmente, elegí las Nike Pegasus que tenía con 400 kilómetros para hacerlo. Llegarían justas a los últimos kilómetros pero oye, suficiente para hacerlo.

No tuve ninguna pega, ni eché en falta más agarre ni sujección en ningún momento. Y esto es una recomendación para los peregrinos. Por favor, no vayas con botas de Goretex a hacer el camino de Santiago (al menos en verano…). No sirven de nada. Te lo aseguro.

La compostelana, desde Sarria

Si eres practicante, una de las cosas que más te incentivarán para hacer el camino de Santiago corriendo, es la compostelana. Debes saber que existe un número de kilómetros mínimos para que te puedan dar la acreditación de buen peregrino.

Este está estipulado en 100 kilómetros y el punto de partida es desde Sarria, una localidad fantástica que se encuentra a tan solo ciento y pocos kilómetros de Santiago (menuda pájara llevaba ahí por cierto).

Al no ser practicante, no me interesaba el tema de la compostelana, por lo que no hice ningún caso y no paré a sellar en ningún sitio, por lo que en este caso no puedo ayudarte.

Recomendaciones a la hora de hacer el camino de Santiago corriendo

Y por último me gustaría darte alguna recomendación para hacer el camino de Santiago corriendo. Vamos allá:

  • Cuídate desde el primer día. Masajes, piernas en frío (si puedes), piernas en alto… Todo es válido. Aunque los primeros días te veas con fuerza, piensa en todo lo que viene por delante.
  • Tómatelo con calma. Lo bueno que tiene hacer el camino de Santiago corriendo es que no es ninguna competición y podemos ir tranquilamente por el camino.
  • Disfruta de sus parajes. No sé si vives por allí o no, pero el caso es que a mí (un chico madrileño) me encantó los paisajes que se ven. Son senderos espectaculares donde se puede correr sin problemas (insisto, al menos en verano)
  • Come pulpo. En Melide (una localidad cercana ya a Santiago) se puede comer un pulpo espectactular. Hay dos restaurantes que destacan por su pulpo. Yo fue a Ezequiel. También en Arzúa, aunque no recuerdo el nombre del restaurante.

Poco más la verdad. No sé que más consejos darte para hacer el camino de Santiago corriendo. Pero no tengas miedo. Si eres un corredor que sale habitualmente entre 12 – 14 kilómetros diarios, no vas a tener ningún problema en completarlo.

¡Suerte!

Además de este artículo, también te puede interesar,...

Las 10 mejores canciones para correr en inglés
Camino de santiago corriendo
Beneficios de correr por la mañana

🏃‍♂️¡NOVEDADES RUNNING!🏃‍♀️

Entérate de los mejores eventos de cada fin de semana y últimas noticias relacionadas con nuestro deporte

¡Te has suscrito a la newsletter de Compratudorsal!

Pin It on Pinterest

Share This